Archivo de la etiqueta: Cine de terror

Pequeña lista de fantasías gore

Estándar

Navegando por una de mis páginas favoritas me encontré con un post muy entretenido sobre las películas gore más memorables y debido a que hay muchas joyitas entre ellas me pareció una buena idea mostrarlas en mi página. ¡Disfrutenlo!

P.d: Prometo que pronto subiré otro post de descargas, tengo el sitio muy abandonado.

Love and rockets 😉

Las 10 películas gore de Almas Oscuras

Salpicados de sangre y vísceras

Hace apenas unos días organizamos un sorteo en Almas Oscuras cuyo premio consistía en un par de DVD de Thanatomorphose. La pregunta, haciendo honor a nuestro estilo habitual a la hora de organizar concursos, era sumamente sencilla: tan sólo debíais entrar en nuestro facebook y decirnos cuál era vuestra película gore favorita. El concurso tuvo muy buena acogida y recibimos cerca de 180 respuestas, de manera que consideré absurdo que aquello muriera justamente allí y decidí recopilar todos vuestros votos y llevar a cabo lo que vendría a ser una lista de las mejores películas gore según los lectores de Almas Oscuras. La lista resultante es variada y, en algunos casos, sorprendente. Pero como no quiero adelantar el resultado; permitidme en su lugar destacar algunas de las más sonadas ausencias, muchas de las cuáles no han logrado entrar en nuestra lista por apenas un voto de diferencia: The Orphan Killer, Tokyo Gore Police, Nekromantic, Flower of Flesh and Blood, Premutos, Hostel, 2.000 maníacos o cualquiera de las fundacionales obras del padrino del gore, Herschell Gordon Lewis.

Pero en cualquier caso os aseguro que la lista resultante no tiene desperdicio. Y por supuesto, como cada vez que montamos una lista, esta no está totalmente cerrada. Todo lo contrario. Lo que deseamos es que la fiesta continúe y que nos digáis cuál es vuestra película gore favorita de todos los tiempos. Por cierto, para los que no lograsteis haceros con una de las copias de Thanatomorphose que sorteábamos, recordaros que todavía nos queda algún ejemplar que podéis adquirir a través de la tienda de los chicos de Tyrannosaurus Entertainment. Y ahora sí, tras la cuña publicitaria os dejo con nuestra lista de películas gore. Buen provecho.

10. Holocausto Caníbal (3 votos)

holocausto canibal

Un antropólogo viaja hasta el corazón del Amazonas para recuperar unas cintas de video que desvelarán el paradero de unos periodistas desaparecidos.

Aquella índigena empalada que adornaba la carátula del VHS de Holocausto Caníbal forma parte de los más oscuros y recónditos recuerdos de mi adolescencia. Os aseguro que cuando bajaba una tarde sí, y la otra también, al videoclub de mi barrio, acostumbraba a dar un rodeo para evitar la dichosa carátula… aunque finalmente siempre acabara mirándola de reojo. En 1980 el italiano Ruggero Deodato parió una de las películas comerciales más abyecta y controvertida de la historia del cine. No tanto por la muchacha empalada, ni las tribus masacradas, ni los periodistas devorados hasta los huesos… sino más bien por la tortuga gigante (y el resto de animales) que Deodato decidió sacrificar en pantalla se supone que en pro del realismo de su película. Evidentemente todavía hoy hay muchísimos espectadores que no perdonan su pecado. Pero crueldad animal al margen (reprobable), Holocausto Caníbal siempre me ha parecido una pesadilla digna de ser experimentada.

9. Aftermath (3 votos)

aftermath

Un par de funerarios realizan autopsias a un par de cuerpos. Tras la marcha de uno de ellos, el segundo empieza a trabajar en un tercer cuerpo, una joven mujer identificada como Marta Arnau Marti, muerta en un accidente de tráfico. Él hombre primero mutila el cadáver y luego lo utiliza para sus propósitos necrofílicos mientras toma fotografías de la macabra sesión.

En 1994 el español Nacho Cerdá dirigió Aftermath, segunda entrega de una trilogía de cortometrajes que se conoció como “La trilogía de la muerte” y que se completaba con los cortos The Awakening y Genesis. Aftermath, rodado íntegramente en la morgue de un hospital barcelonés, se enfretaba a la muerte, durante sus 32 minutos de duración, desde su vertiente más física a través de una serie de imágenes poseedoras de una cruel, extraordinaria e hipnótica explicitud. Un plato de muy difícil digestión.

8. The Burning Moon (5 votos)

the burning moon

Peter, un joven heroinómano, se queda al cuidado de su hermana. Tras inyectarse una dosis pierde la conciencia. Cuando Peter se dispone a acostar a su hermana le cuenta dos macabras historias de terror, una de ellas versa sobre un enfermo psiquiátrico que escapa del hospital y enamora a una joven, a quien posteriormente persigue asesinando a toda su familia. La otra cuenta la historia de un sacerdote que comete crímenes de los que culpan a un muchacho autista del pueblo al que finalmente asesinan. El cura, tras suicidarse, invoca desde el más allá el castigo para quienes fueron crueles con el joven inocente.

El ultragore alemán no podía faltar en nuestra lista. Y ante la santisima trinidad del mal rollo teutón compuesta por Schaas (Violent Shit, 1987), Buttgereit (Nekromantic, 1987) y Ittenbach, es este último el que se ha llevado el gato al agua con su infecta The Burning Moon. Todos los elementos que definieron el ultragore alemán están presentes en The Burning Moon: espíritu transgresor (Ittenbach tuvo que pagar una cuantiosa multa impuesta por el propio gobierno alemán tras las acusaciones de fomento de la violencia y difamación de la iglesia católica), una pésima ejecución técnica, estética feista y un gusto extremo por el gore y la casquería de la peor estofa. A pesar de todo un servidor siguen quedándose con el Nekromantic de Buttgereit.

7. Re-Animator (5 votos)

reanimator

Herbert West es un excéntrico estudiante de medicina expulsado de una universidad en Suiza debido a sus cuestionables experimentos. Es así como es trasladado a la Universidad de Miskatonic, en Arkham, Massachusetts, donde nuevamente continúa con sus experimentos, con ayuda de su compañero de casa Dan Cain. Su experimentos consisten en la elaboración de un suero capaz de revivir el tejido humano ya muerto, basado en que la animación consiste en dos procesos: el físico y el químico. Con ayuda del suero, cumple la parte física, dejando a los seres animados como una especie de muertos vivientes.

En 1985 Stuart Gordon agarraba por los huevos un cuento corto de H.P. Lovecraft (Herbert West: Reanimador) y lo convertía en todo un clásico de la serie B que manejaba con precisión de cirujano la naúsea, la sonrisa y el horror. Con un majestuoso Jeffrey Combs dando vida al Dr. West, sin duda alguna uno de los mad doctors más memorables de la historia del género; y con secuencias imperecederas como el famoso cunnilingus sufrido por la espectacular Barbara Crampton, Re-Animator merecería, como mínimo, la candidatura a una de las mejores películas de terror de todos los tiempos. ¿Exagerado? Es posible. Por desgracia sus dos secuelas, La novia de Re-animator (1990) y, sobre todo, Beyond Re-animator (2003), no hicieron justicia a la película de Gordon. De visión obligada. Un clásico de los 80 que casi treinta años más tarde sigue conservando toda su frescura original.

6. Grotesque (7 votos)

grotesque

Una joven pareja, Aki y Kazuo, son secuestrados, cuando pasean por la calle, por un sádico demente que los encierra en un sótano y los somete a degradantes torturas, degradación y toda clase de mutilaciones.

Estos japoneses están muy locos. Lamentablemente ninguna de las enfermizas entregas de Guinea Pig ha logrado colarse en la lista, ni tan siquiera Flower of Flesh and Blood quizás la más popular película de la saga… aunque sólo sea por el tronchante affair Charlie Sheen. Pero sí lo ha hecho Grotesque, una salvajada escrita y dirigida en 2009 por Kôji Shiraishi. Tortura, vejación sexual, violencia extrema y unos espectaculares efectos gore conforman uno de los más recientes ejemplos de celuloide brutal destinado a que acabemos cuestionándonos si los tipos que vemos este tipo de películas estamos bien de la cabeza. Imprescindible.

5. Bad Taste (8 votos)

Unos extraterrestres invaden el pueblo de Kaihoro en Nueva Zelanda, los habitantes del pueblo son asesinados y encerrados en cajas para convertirse en comida rápida. El gobierno envía a cuatro paramilitares para detener la invasión.

Por aquel entonces no contaría ni con millones de dólares para hacer una película, ni con el apoyo de toda la industria hollywoodiense, ni con una legión de seguidores rendidos a sus pies. Probablemente ni siquiera había soñado con llevar a la gran pantalla el universo de Tolkien. De hecho el gran Peter Jackson rodó Bad Taste (Mal Gusto, 1987) en su Nueva Zelanda natal contando con el único apoyo de sus amigos y rodando los domingos de cada semana, único día en el que podía contar con todo su equipo técnico y artístico. De este modo Jackson tardó cerca de cuatro años en finalizar Bad Taste. Pero gracias a Dios la paciencia y el tiempo invertido tuvieron su recompensa. Bad Taste acabó siendo una divertídisima, pringosa (ese vómito verde) y muy desfasada comedia gore que cautivó a aficionados de todo el mundo y que además era el augurio de lo que todavía estaba por venir… pero vamos paso a paso.

4. Evil Dead (12 votos)

1374488_594391127273457_1283690695_n

Cinco estudiantes universitarios se internan en los bosques de Tennessee para pasar un fin de semana en una cabaña abandonada. Los jóvenes comienzan a experimentar extraños sucesos, causados por la presencia del denominado “Libro de los Muertos” (el Necronomicón Ex Mortis, encuadernado en piel humana y escrito con sangre), que estaba dentro de la cabaña. Junto a él encuentran una grabadora que contiene una cinta, la cual fue grabada por el dueño de la cabaña, un arqueólogo que recita algunos pasajes del libro. Al ser reproducida por los estudiantes, provoca el despertar de los espíritus que estaban aletargados y que habitan en el bosque.

No me queda claro si los votos iban dirigidaos a la película original o al remake de este mismo año dirigido por Fede Álvarez; pero por supuesto, ante la duda, voy a suponer que todos los votos hacían mención a uno de los grandes clásicos del cine de terror de todos los tiempos: el Evil Dead de Sam Raimi (Posesión Infernal, 1981). Personalmente, y centrándonos exclusivamente en el elemento gore, siempre he creído que Evil Dead 2 (Terroríficamente Muertos, 1987) era mucho más salvaje y sanguinolenta que su predecesora; pero por supuesto, a pesar de ello, Evil Dead posee escenas realmente impactantes y violentas y, en cualquier caso, la obra de culto de Raimi se merece con creces figurar en esta lista… o en cualquier otra. Espero no cansarme jamás de ver Evil Dead y Evil Dead 2. De hecho estoy convencidísimo de que nunca me cansaré…

3. A l’Interieur (13 votos)

inside

Sara, todavía recuperándose de las secuelas psicológicas derivadas del accidente de tráfico que le costó la vida a su marido, se dispone a pasar la nochebuena sola en casa y en un avanzadísimo estado de gestación. Una mujer irrumpe en la casa en mitad de la noche…

Dios… adoro esta película. Adoro el cine que me hace sentir incómodo, que me violenta, me desasosiega y que me obliga, en un momento dado, a mirar hacia otro lado. Y A l’Interieur, máximo exponente de la Nouvelle Horreur Vague, logró todo esto, y más. Violenta, brutal, salvaje, intensa, cardíaca y con uno de los mejores antagonistas del cine de terror moderno reflejado en la turbadora mirada de una impresionante Béatrice Dalle. Permitidme que haga algo tan feo como parafrasearme a mí mismo: “A l’Interieur es una oda al dolor. Una película capaz de someter al espectador a un estado de intranquilidad, de nerviosismo y de malestar que está incluso por encima de la simple explicitud de sus estallidos gore.” Un clásico moderno de culto.

2. Martyrs (19 votos)

martyrs

Lucie, quince años después de su cautiverio, cree haber encontrado a los responsables del mismo. Fusil en mano irrumpirá en el hogar de quienes considera culpables para sembrar el caos y cumplir su venganza.

Y si con A l’Interieur destapábamos el tarro de las esencias de la Nouvelle Horreur Vague, con la polémica Martyrs no hacemos otra cosa que constatar el hecho de que nuestros vecinos franceses han dejado una impronta imborrable en el género de la primera década del s. XXI. Martyrs es una película espectacular. Provocativa. Intensa. Polémica. Violenta. Personalmente me cuesta verla como una película estrictamente gore, pero desde luego la brutalidad de secuencias como la de la tortura sistemática sobre una de las protagonistas, justifican su inclusión en la lista. Por lo tanto, nada que objetar. El lector de Almas es soberano y de nuevo una película como Martyrs merece ocupar un puesto de honor en esta o en cualquier otra lista. Otro clásicazo made in france.

1. Braindead (47 votos)

braindead

En un pequeño pueblo de Nueva Zelanda se desata una epidemia zombi debido a la infección que propaga una rata-mono llegada de una isla llamada Sumatra.

No podía ser otra. De hecho estaba cantado. Recuerdo perfectamente que cuando se estrenó Braindead en el Festival de Sitges (yo tuve la suerte de asistir al estreno en el Auditorio), todavía sin el divertido título español de Tu madre se ha comido a mi perro, una crítica se dirigió a la nueva película de Peter Jackson, más o menos, en los siguientes términos: “Braindead ha finiquitado el género gore”. De hecho el propio Jackson debió pensar lo mismo cuando afirmó aquello de “Volveré al género cuando alguien dirija una película más gore que Braindead”. Pero frases célebres al margen Braindead es una auténtica orgía de sangre y vísceras. Probablamente no exista otra película que haya utilizado una mayor cantidad de litros de sangre por fotograma. Y el abanico de salvajadas es extenso: decapitaciones, sexo post mortem, llagas purulentas, zombis, desmembramientos a granel y una impresionante matanza final con el tío Les y su descomunal motosierra como destacados protagonistas. Pero lo realmente curioso de Braindead y probablemente donde resida la grandeza de la película de Jackson, es el hecho de que, a pesar de que toda esa ingente cantidad de gore pueda jugarle una mala pasada a estómagos desprevenidos, la película del maestro neozelandés no deja en ningún momento de ser terriblemente divertida. Tronchante en ocasiones. El clásico del gore con mayúsculas y, evidentemente, un primer puesto merecidísimo en nuestra lista.